domingo, 7 de mayo de 2017

Esperó a que su padre se durmiera para matarlo

La Justicia confirmó que un empresario oriundo de Sarandí Grande fue asesinado por su hijo cuando dormía, quien, junto a su hermano, coincidieron en declarar que eran objeto de violencia física por parte de su progenitor, según surge del expediente judicial, de carácter público, elaborado por la jueza Letrada de Primera Instancia de 1er. Turno de Durazno, Dra. Andrea Caamaño, a cargo de la causa, al que tuvo acceso EL HERALDO. Como se informó, el homicidio tuvo lugar en el establecimiento propiedad del empresario, cerca de Blanquillo, Durazno.
Interrogado el menor en la sede judicial, detalló la forma en que cometió el crimen, consumado el domingo. En determinado momento, el adolescente y su padre comenzaron a discutir, dirigiéndose ambos con posterioridad a sus respectivos dormitorios. Cuando su padre se durmió, el joven tomó un rifle de una habitación contigua, lo cargó, se dirigió al dormitorio de su padre y le efectuó dos disparos en la cabeza.
“VIOLENCIA FÍSICA Y PSICOLÓGICA”
El adolescente expuso ante la jueza Caamaño un extenso relato de los episodios de violencia física y psicológica a los que, según el matador, los sometiera su padre tanto a él como a su hermano menor de 15 años, sin que la madre de ambos tuviera conocimiento.
El adolescente procesado por matar a su padre calificó a éste como un hombre “controlador y violento que los castigaba cuando no hacían lo que él quería, y no les permitió tener amistades ni vincularse con otros integrantes de la familia”. Agregó que “cuando iban al campo con su hermano, si contradecían a su padre, éste inmediatamente los castigaba, usando, dijo, “cualquier objeto, como rebenques”. Según las palabras expresadas ante la sede judicial por el joven, consumidor de drogas que asesinara a su padre dormido y luego saliera a divertirse, su progenitor usó también “picanas”. Al respecto, recordó que “estaban en Montevideo, y como la víctima entendía que sus hijos le habían desobedecido, los hizo acostar en el piso, utilizó la picana y además los golpeó con los pies”. Añadió que “luego les decía que si les quedaba alguna marca en el cuerpo, refirieran a su madre que habían tenido una pelea con amigos o que se habían golpeado involuntariamente”.
SU HERMANO “COINCIDIÓ”
Interrogado a la vez por la Justicia, el hermano del matador coincidió con lo expresado por éste. Finalmente, el documento, de carácter público, recoge la resolución judicial de la magistrada actuante, quien dispuso el inicio de un proceso infraccional al adolescente por la presunta comisión de una infracción gravísima a la ley penal, tipificada como un delito de homicidio especialmente agravado. La jueza ordenó, como medida cautelar, la internación del adolescente en dependencias de Inau por el plazo de 90 días y señaló una audiencia evaluatoria a celebrarse el 31 de mayo, a la hora 13 y 30.
EL HERALDO


No hay comentarios:

Publicar un comentario